Ensayos de Filosofía
PORTADA      TEMAS      AUTORES      ARCHIVO      PUBLICAR
 ANOTACIÓN
 
05 marzo 2015
La dudosa oposición entre 'hecho' y 'valor'

La oposición clásica hecho/valor no es que sea verdadera o falsa, ni que haya que relativizarla; es que es una falacia, un error.

 

Parece querer indicar con "hecho" algo que se da u ocurre con total independencia, en sí mismo. Mientras que valor siempre sería relativo al sujeto humano, algo para mí. La oposición vendría a equivaler a objetivo/subjetivo.

 

Pero tal oposición está mal planteada. El hecho como acontecer en sí -independiente-, a lo que se opone es a la acción humana, como acontecer dependiente de mí.

 

Y el valor se puede atribuir, según se entienda, a cualquier hecho y a cualquier acción.

 

La oposición clásica enmascara una negación de valor para todo hecho: nada fuera de lo humano tiene valor alguno; ningún orden físico, ningún ser de la naturaleza es más que un "hecho", carente de todo valor en sí mismo. Los seres vivos en cuanto están ahí en el plano fáctico no tienen ningún valor propio. No existe nada digno de respeto en el orden natural, en la Tierra (Gaia), que ha de plegarse totalmente al valor promulgado por el sujeto humano...

 

Un valor se opone a otro valor distinto, o contradictorio. El enfoque legítimo está en oponer hecho/acción, en el plano de las actuaciones. Y oponer valor para otro/valor para mí, en el plano de las preferencias.

 

Por lo demás, la distinción clásica depende de un juicio valorativo subjetivo, una maniobra valorativa que evalúa que ningún "hecho" posee valor alguno. Por ello, el "hecho" resulta siempre de una valoración más o menos arbitraria.

 

Más aún, se produce la ironía de que todos los hechos considerados por las ciencias (física, química, astronomía, etc.) se resuelven en magnitudes con un "valor" matemático.

 

Lo que llamamos valor se sitúa entre el ser y el no ser; en el eje vida-muerte en el sentido biológico o antroposocial de un desarrollo en calidad. El concepto de valor hace referencia al valor de satisfacción de las necesidades de un sistema para perseverar en su existencia... Para los seres vivos, alude básicamente al valor de supervivencia. Para los humanos, el valor apunta a criterios de bienestar y seguridad... Aunque solo culmina en la justicia social.

 

|